startup

El objetivo de este tipo de empresas es simplificar procesos y empleos para beneficiar tanto a los usuarios como a los clientes, para que disfruten de una experiencia de uso simplificada y fácil. Además, tienen característica en común, la innovación, el desarrollo de tecnologías y ser aliados de lo digital.

 

¿Qué es un Startup?

 

A diario se escucha este término, pero no todo el mundo sabe a que se refiere en un 100%. En el mundo empresarial, los Startup son empresas emergentes e innovadoras que se apoyan en la tecnología y gracias a ello se destacan y marcan tendencia.

Son organizaciones que se adaptan muy bien al cambio, con foco en desarrollar productos o servicios innovadores que llegan a satisfacer una necesidad no aplicada por el mercado, con un diseño, usabilidad y comercialización 100% enfocadas en el cliente. 

Estas empresas tienen como particularidad que operan con costos livianos, pero sus ganancias crecen y crecen gracias a su servicio y orientación al cliente, y a la masificación de las ventas.

 

¿Qué caracteriza un Startup?

 

A pesar de que cada empresa es muy diferente a la otra, hay 13 puntos que tienen en común:

  1. No hay dueños de la idea. Todos tienen sus créditos por el trabajo realizado y existe la meritocracia al momento de juzgarla, no pesa el “yo lo pensé primero”.
  2. No es un trabajo, es una pasión. A quienes se inclinan por esta forma de trabajar, los mueve la pasión por lograr sus metas y lo vuelven su misión.
  3. No es para mediocres. Aquí no caben los que no quieren arriesgar, ni quienes tienen miedo a emprender.
  4. Cada peso cuenta. Los gastos son vistos como algo necesario para lograr que el start-up emprenda. 
  5. Largo plazo. En este proyecto, de generar una empresa de gran valor, están todos embarcados, pero hay que tener paciencia porque eso no se logra rápidamente.
  6. Dream team. Es necesario que en los puestos principales estén los profesionales precisos para lograr un equipo con visión.
  7. Comunicación fluida. Esto es primordial, sobre todo en los momentos malos y complejos para estar más cohesionados.
  8. Líderes, no jefes. Los que guían este barco deben tomar en serio la responsabilidad que tienen y ser siempre un espejo de lo que esperan que sus equipos hagan, por lo que tener a una actitud positiva es clave.
  9. Respeto mutuo. El equipo es fundamental, por lo que hay que respetar a cada integrante de este. Hay que motivar y cuestionar siempre para mejorar los desempeños de todo el equipo, no de alguien en particular.
  10. Cliente en el centro. Hay que ser empático, proactivo y ágil para entenderlo y así acortar las brechas.
  11. Energía a full. Hay que ser muy receptivo con todas las ideas y tener las puertas abiertas para ello. Primordial tener reuniones breves y ágiles.
  12. Buen clima. Un ambiente positivo y entretenido potencia y refuerza al equipo y por ende a la empresa.
  13. Integridad. La cohesión de la organización va a promover que todos confíen en los que están creando. 

Estos puntos van en directa relación a mejorar el desempeño del grupo, al establecimiento de metas y al logro de objetivos comunes. 

 

¿Puede un Startup dejar de serlo y convertirse en una empresa?

 

Sí, en el caso que cumpla alguno o todos los requisitos que ahora detallamos:

  • La jornada laboral es completa y se cumple de manera cotidiana.
  • El horario de trabajo es de 9 horas al día o 45 a la semana. 
  • Lo que las mueven se relacionan, sin mucho esfuerzo, a ideas o acciones que realiza la competencia.
  • Los que comenzaron con el startup ya tienen cargos de CEO y tienen sus propias oficinas.
  • Los cargos altos o gerenciales, pueden no estar tan encima de su negocio o ausentarse y no pasa nada, ya que los demás trabajadores tienen sus roles definidos y cumplen con sus tareas por sí solos.

 

Fuente: Shopify

Más Noticias