aprender a meditar

Esta práctica milenaria, que cada vez se ha vuelto más popular por sus beneficios, no está relacionada solo al estar con ropa cómoda en un lugar silencioso, también se puede lograr mientras estás realizando alguna actividad o viendo tv, solo es necesario que te conectes contigo mismo y el presente a través del mindfulness.

 

¿Cuáles son los beneficios de la meditación?

 

Para quienes practican este entrenamiento de la mente, el objetivo es lograr llegar a una conciencia del propio ser en el aquí y ahora. Esto genera muchos beneficios tanto para el bienestar mental y emocional, algo muy útil en estos tiempos. A continuación, te indicamos algunos de ellos:

  1. Descansa la mente
  2. Relaja la tensión muscular
  3. Reduce la presión sanguínea
  4. Mejora la memoria, la estabilidad emocional
  5. Mejora la calidad del sueño y facilita su inducción
  6. Beneficia la concentración y la función cognitiva
  7. Potencia los pensamientos positivos y el ánimo

 

¿Qué es el mindfulness?

 

Esta palabra en inglés ha sida traducida de varias maneras, para algunos es Atención Plena o Plena Conciencia y otros lo llaman Presencia Mental o Presencia Plena, independiente de la traducción utilizada, el mindfulness -que se le atribuye al estadounidense Jon Kabat-Zinn- consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, solo con el objetivo de conocerse, y lograr un estado de claridad mental con foco en el presente.

Marcela Richaud Romo, Diplomada en Psicoterapia y Meditación y ex profesora del Diplomado en Calidad de vida y Bienestar psicosocial de la Universidad del Pacífico explica a biobiochile.cl su objetivo “es que los seres humanos nos podamos mirar de una manera distinta, más profundamente, conocernos y entender que estamos conectados con todos y todo. Los seres normalmente estamos centrados en los datos y en los conceptos, olvidando o no prestando atención a toda la información que nos da el cuerpo y los sentidos. Es súper importante tomar conciencia de nuestro cuerpo, emociones y sentidos. Si yo no me doy cuenta que estoy estresado, angustiado o que algo me duele, eso va a estallar peor después”.

Se dice que todos pueden practicar mindfulness, ya que el estado de Atención Plena está en cada uno de nosotros, lo que se busca es reencontrarse con algo que ya está en el interior, es por eso que se puede realizar en cualquier parte, por lo que no se requiere estar sentada en una posición especial o mantener los ojos cerrados, por ejemplo, aquí solo es necesario la conexión de cada uno consigo mismo y que la mente siempre se sitúe en el presente, sin dar cabida a pensamientos del pasado o futuro.

 

¿Qué otros tipos de meditación existen?

 

Los más conocidos son:

  • Vipassana: también conocida como meditación del “insight”. Es del tipo budista tradicional, y se enfatiza en la conciencia de la respiración.
  • Zazen o Zen: significa “meditación sentada”. Está se centra en la respiración del vientre y que la mente observe los pensamientos y experiencias a medida que pasan por ella y también se fija como objetivo centrarse en lo que sucede en el medio ambiente.
  • Trascendental: se basa en mantras, pero estos son personales y se eligen por cualidades vibracionales con la finalidad de ayudar a calmar la mente.
  • Kundalini: esta técnica despierta la energía Kundalini, que está en la base de la columna vertebral y cuando es liberada, viaja por la columna y llevando a la persona a una experiencia que se conoce como despertar Kundalini, que luego llevará a la iluminación.
  • Chakra: las personas tenemos siete centros energéticos en el cuerpo, que están ubicados en diferentes zonas del cuerpo y cada tiene su color, sonido y propósito energético específico. Este tipo de meditación busca enfocarse y conectarse con ellos para lograr una alineación.

 

¿Cómo practicarlo?

 

  1. Para realizar esta meditación, debes buscar un lugar tranquilo, lo cual facilitará tu estado de concentración. Igualmente puedes practicarlo donde sea que estés.
  2. Busca una posición donde te sientas cómodo(a) y relajado(a).
  3. Realiza ejercicios de respiración controlados, esto quiere decir inhalaciones hondas y pausadas que ayudarán a que tu cuerpo se oxigene y luego exhalaciones lentas y tranquilas para botar todo lo malo.
  4. Mantente centrado en tu cuerpo y lo que ocurre en él. Tus palpitaciones, tus ojos, la sangre que fluye por tus venas, etc.
  5. Al momento de estar totalmente calmado, dirige tu pensamiento hacia algo que te de placer, calma y paz. También puedes pensar en lo que quieres cambiar y dejar atrás.
  6. Finalmente, vuelve a tu ejercicio de respiración, para tranquilizar tu cuerpo y oxigenar tu mente.

 

Fuente: Bio Bio Chile

Más Noticias