Hay muchas teorías sobre cómo debería ser o actuar un buen líder, pero no hay ninguna pauta que diga certeramente qué hay que hacer o cómo realizarlo. Lo que sí se conoce son ciertas características que deben tener para destacar y hacer que los equipos que lideran sean de excelencia.

Por definición un líder es un referente, tanto para su equipo como para otros grupos de personas; es quién lleva la batuta y el que se ha ganado el respeto y algunas veces la admiración de sus pares, pero lo más importante es una persona con una gran credibilidad y apoyo.

¿Un líder nace o se hace?

Aunque hay muchas personas que tienen el “don de liderazgo” desde la cuna, es necesario que lo vayan puliendo con el tiempo y así también se puedan actualizar en las necesidades y/o exigencias de los distintos tipos de trabajadores y/o generaciones. Es por eso que se dice que un líder nace, pero también se hace, ya que es necesario recibir capacitación externa que logre potenciar las debilidades, reafirme las fortalezas y encauce de buena forma la energía, capacidad de motivación y pasión que tiene.

¿Cuáles son las características de un buen líder?

Se dice que los líderes tienen cinco rasgos esenciales:

  • Energía positiva: tiene siempre una actitud optimista, a pesar de lo que pase. Ve el vaso medio lleno.
  • Pasión: líderes muy comprometidos con su empresa y equipo, que respiran la cultura y tienen la camiseta muy puesta. Por lo general esta característica es parte de la personalidad, por lo que es apasionado con todas las aristas de su vida.
  • Capacidad de motivar: esta cualidad habla de alguien que logra movilizar a quienes lo rodean, siempre desde lo positivo y del trabajo en equipo.
  • Perspicacia: No duda al momento de tomar una decisión. No es amigo del ‘tal vez’.
  • Talento: Es de esas personas que hace que las cosas pasen. No duda ni un minuto en tomar la iniciativa.

Hay otros rasgos que, a pesar que son fundamentales, no se detallan en este listado ya que se da por sentado que un líder los tiene: integridad, inteligencia y madurez emocional.

Liderazgo empresarial

En la mayoría de las compañías se ha buscado diversificar el liderazgo en distintos puestos, con el objetivo de que cada uno de los integrantes del equipo se empodere de su cargo y lo “lidere”. Para ello se han establecido algunos modelos:

  • Autoritario: Es un tipo de liderazgo unidireccional. Concentra todo el poder y define las líneas de acción. Su equipo solo obedece lo que decide.
  • Democrático: Aquí se promueve el diálogo y la interacción. Su core es la colaboración y la participación de todos, para que así puedan actuar como unidad.
  • Liberal: El leitmotiv de este tipo es el Laiseez faire, expresión francesa que habla de “Dejen hacer, dejen pasar, el mundo va solo”. Es un líder con mínima participación y que da completa libertad a su grupo en las decisiones y no se responsabiliza por ellas.
  • Transaccional: Aquí la relación es únicamente monetaria. Líder y subordinados acuerdan un pago o bonificación por realizar ciertas labores. No importa la relación que tengan ni la motivación que éste ejerza.
  • Transformacional: Este tipo de líder buscar influir positivamente en sus equipos con el objetivo de lograr las metas, a través del entusiasmo, motivación e inspiración. En algunas empresas se busca potenciar este tipo para que pueda complementar a aquellos que son más transaccionales.

Fuente: Diario Financiero

Más Noticias