lectura comprensiva

Eso se puede responder dependiendo de los hábitos de cada persona, sus capacidades, y los motivos por los cuales quiere leer. Según el reconocido escritor Stephen King, si alguien quiere ser un escritor o aspirante a ello debe leer en promedio 70 a 80 libros al año, es decir un libro y medio a la semana o seis libros mensuales.

 

¿Cuál es la importancia de la lectura en nuestro día a día?

 

Leer nos abre un mundo nuevo, nos genera oportunidades, nos enseña más vocabulario y también nos ayuda a desarrollar aún más la imaginación y creatividad. Saber leer y hacerlo a conciencia nos posiciona en un nivel superior, ya que podemos comprender lo que nos rodea y también profundizar en contenidos para saber aún más.

Pero, además de saber “qué es lo que dice” lo importante es que también entendamos lo que leemos, a esto se le llama comprensión lectora, y es lo que se le enseña a los niños desde temprana edad, para que lo vayan desarrollando y perfeccionando con el tiempo.

 

¿Cuáles son los beneficios de la lectura diaria?

 

Aquí dejamos 6 razones de porqué es importante leer:

  1. Tener acceso a información y conocimiento que de otra forma no podríamos adquirir.
  2. Estimula nuestra capacidad de concentración, ya que al practicarlo dejamos de lado las distracciones y nos enfocamos en las palabras.
  3. Estos nuevos conocimientos nos permiten crecer tanto profesional como personalmente.
  4. En el caso de tener o querer generar el hábito de leer libros, esto nos permite desconectarnos de la realidad y sumergirnos en otros mundos.
  5. Podemos aprender otros idiomas o culturas.
  6. Si lo hacemos con nuestros hijos, sobrinos, nietos, nos permite relacionarnos más con ellos y generar mayor cercanía.

 

Hábitos para mejorar nuestra lectura diaria

 

  • Si lo que se quiere es leer todos los días, aunque sea una página, es muy importante ser constante y comprometerse, sin excusas.
  • Si este es un desafío nuevo, hay que buscar un libro entretenido, que motive a tomarlo día a día.
  • Establecer un horario para hacerlo, ideal no modificarlo por lo tanto que sea un momento en el que sepamos que vamos a tener tiempo y que nos vamos a poder concentrar. Puede ser antes de dormir, por ejemplo, o por la mañana, al tomar desayuno, o mientras nos transportamos hacia el trabajo o los estudios.
  • Siempre leer, aunque sea poco tiempo.
  • Marcar cuánto avanzamos y si nos queremos desafiar podemos ir registrando la cantidad de páginas diarias, para tratar de ir aumentando cada vez más.
  • Si el libro o texto escogido no nos gusta hay que cambiarlo rápidamente, para no desmotivarnos y perder las ganas de leer.
  • Trata de llevar la lectura a todos lados, así podemos aprovechar de mejor manera cualquier momento libre que tengamos.

 

Fuente: Cayman SEO

Más Noticias