nuevas tecnologías digitales

Los cambios que han generado las nuevas tecnologías digitales, también han permeado en la forma en que los trabajadores están mirando su futuro, el que implica estar cada vez más capacitados y reinventándose de la mano de novedosas fórmulas de aprendizaje.

 

¿Por qué es importante la constante adaptación a nuevas tecnologías?

 

La era del contenido va rápidamente en aumento y la automatización de tareas se hará cada vez más presente en el mundo laboral, solicitando que las personas que realizan esta ocupación se adapten a este nuevo escenario y también al constante cambio que se vaticina con el desarrollo de nuevas tecnologías que ahora están en fase de idea.

Esta adaptabilidad es una de las características más buscada en los nuevos profesionales. Ya quedó en el olvido solo medir a una persona por su carrera en tal o cual universidad, ahora la experiencia y el haber sido un emprendedor o un desarrollador de ideas tecnológicas es una atracción por sí sola al momento de pensar en un nuevo ingreso.

Un ejemplo entregado por la página web de El País es que “en los próximos años, el 65% de los trabajos que harán las personas de la generación Z (nacidos a partir de 1997) aún no existen, de acuerdo con el Foro Económico Mundial”. Además se establece que alrededor del mundo, el 38% de las empresas empleadoras han tenido complicaciones para dar con los trabajadores que reúnan las habilidades adecuadas a sus vacantes.

 

Diferentes formas de aprendizaje

 

  • Complementar lo digital con lo análogo: hemos establecido en numerosas oportunidades todas las bondades que tiene estudiar online: no hay horario, no hay que trasladarse, se adapta a las necesidades del alumno y muchas veces es más accesible económicamente. Además, da la opción a los trabajadores de gestionar su propio aprendizaje. Pero no por eso, hay que creer que las clases presenciales son malas u obsoletas. Estas favorecen la experimentación y la socialización.
  • Abrirse a nuevas herramientas: “Las empresas ponen los medios, pero nosotros tenemos que estar dispuestos a buscar los momentos y a veces una formación extra”, aconseja Ana Casilda, CEO de Telefónica Educación Digital en la misma nota de El País. Ella habla de lo importante que es buscar en línea nuevos cursos, ya que hay miles, de todos los temas, de las mejores universidades y a disposición del usuario. Esto también ayuda al aprendizaje colaborativo ya que se pueden ir traspasando la información y motivando entre pares para que la formación fluya.
  • Aplicar metodologías innovadoras: Es ideal buscar y aplicar distintas técnicas tanto para transmitir información como para recibirla. Aquí entran por ejemplo los mapas virtuales, las herramientas más lúdicas y los cursos intensivos, todo esto permite que los profesores no tengan que explicarlo todo y se apoyen en ellos para aprovechar al máximo el tiempo maestro-alumno en las tareas que realmente requieren de su gestión o intervención. Sumado a lo anterior, la realidad virtual y la aumentada son una forma de generar experiencias pedagógicas fantásticas, dando la posibilidad de explorar, interpretar y entrenar problemas en situaciones críticas pero ficticias.
  • Distinguir entre los procesos de aprendizaje: Es importante diferenciar entre el formal y el informal. El primero tiene el objetivo de especializar al estudiante en un tema y el otro busca adquirir en poco tiempo información que puede servir o no. Esto va muy ligado a las nuevas competencias que exige esta nueva revolución industrial. Un ejemplo es que hasta hace unos años era muy importante aprender inglés,  en esta nueva era es dominar competencias digitales, relacionadas a la creación de contenido y alfabetización digital (que habla de aprovechar la tecnología para entender y evaluar información).

 

Fuente: El País

Más Noticias