Es muy posible y son cada vez más las empresas que se preocupan de que sus colaboradores disfruten lo que hacen de lunes a viernes y no solo lo vean como una forma de mantenerse económicamente.

¿Qué buscan las personas al entrar a trabajar a una empresa?

Las generaciones pasadas buscaban crecer económicamente, poder establecerse y mantener a sus familias gracias al esfuerzo diario. Además, si se podía, el hacer carrera en la empresa, era muy bien mirado y también recompensado.

Hoy en día lo que se busca es ser feliz, trascender, generar algún cambio y experiencia para lograr las metas. A pesar de que lo monetario es relevante, los millennials y centennials, quieren que su trabajo o su empresa, sea la plataforma para conseguir otras cosas, como el poder viajar, independizarse, aportar al medioambiente, socializar, etc.

También quieren flexibilidad, diversidad, libertad para elegir, inclusión, oportunidades de crecimiento, buen clima laboral, y sueldo emocional, entre otros tópicos.

¿Que tipo de empresas cuentan con más trabajadores motivados por lo que hacen?

Se dice que son las compañías relacionadas al rubro de la tecnología son las que conjugan de mejor forma la felicidad y el trabajo, esto porque quienes se dedican a ella, lo hacen porque los apasiona y tienen un genuino deseo por investigar cada vez más para crecer y desarrollar nuevas cosas. Además, este segmento es bien pagado, y a pesar de que dijimos que el ganar dinero no es el fin, sí ayuda a obtener beneficios importantes. Aquí aparecen nombres como:

  • Google
  • Amazon
  • Adobe
  • SAP
  • McAfee

¿Cuál es la manera en que las empresas están compatibilizando trabajo y felicidad?

Desde hace algunos años, las empresas que realmente ponen a sus trabajadores en el centro han dado un giro al entender que el círculo virtuoso de: colaborador contento, cliente contento, inversionista contento, es importantísimo para conseguir los objetivos finales.

Y para lograrlo se han concentrado en entregarle a los trabajadores la responsabilidad de conjugar su ambiente laboral y de elegir. Ya no hay espacios fijos, si no que las plantas libres permiten el escoger con quien trabajar, por ejemplo, o dan la posibilidad de personalizar los espacio. También la flexibilidad en la forma de vestir, en los horarios, el tiempo libre y las opciones de desarrollo, los vuelve actores principales de su carrera laboral y no un ente pasivo que espera que le den las oportunidades para crecer.

En resumen, un colaborador más comprometido y satisfecho que hace su trabajo con cariño no sentirá que es una carga, si no que será mucho más productivo y a la vez, feliz.

 

Fuente: Byte

Más Noticias