Profesionalismo

Mucho se ha hablado de las nuevas generaciones y la forma que tienen de ver la vida, las responsabilidades y el trabajo y es en este último punto en donde le están enseñando mucho a las organizaciones, ya que ellos buscan sentirse cómodos pero sobre todo que su trabajo tenga una causa y un porqué, que sea esto lo que los movilice a cumplir sus metas.

 

¿Qué buscan las nuevas generaciones en el mundo laboral?

 

Los de la generación Y y también los Z que están entrando al mundo laboral han cambiado las forma de ver las cosas, sobre todo en lo laboral, ya que ellos buscan integrar sus objetivos personales con los laborales y eso ha obligado a las empresas a adaptarse a su estilo y ofrecerles cosas que sean llamativas, las que van por la senda de la formación y el desarrollo integral.

De esto habla la Millennial Survey 2018, dirigida por Deloitte Global, que encuestó a más de 10.000 millennials en 36 países, incluyendo también a jóvenes centennials. Las principales resultados son:

  • La estabilidad es algo que buscan ya que se sienten inseguros con el futuro.
  • Su empresa ideal o lo que ellos esperan que ellas tengan va relacionado al impacto positivo que esta pueda tener en la sociedad y el medio ambiente, en la innovación, en la generación de empleo, en la calidad de vida y en el desarrollo de carrera de los trabajadores.

De esto se puede desprender que ellos quieren trabajar para causas con las que logren llegar a sus objetivos personales y desarrollar sus propósitos de vida y es por eso que  “Antes de aceptar un cargo, se preguntan si esa empresa valora la diversidad de ideas y respetan a las personas. También cuestionan el “por qué” y “para qué” de la organización con la que desean vincularse. Por tanto, son especialmente selectivos, acuciosos y comprometidos”, explica Nicolás Morales, gerente general de “Pegas con Sentido” en El Diario Financiero.

El mismo experto establece en base a su conocimiento que este tipo de talentos no se quedan más de dos años en una compañía, ya que están en una búsqueda constante de nuevas experiencias, mayor aprendizaje, ser un agente de cambio y dejar una huella.

 

¿Cuál es el aporte que están dando las empresas a los nuevos profesionales?

 

El mundo cambió y eso lo tienen claro las empresas que enfocan sus acciones en sus colaboradores, entendiendo que el círculo virtuoso se da cuando un trabajador está contento, por ende hay un cliente contento y con eso los accionistas y dueños también están contentos.

Para lograr el primer punto, las compañías están estableciendo diferentes estrategias de atracción y retención, sobre todo para los catalogados como talentos. Estas van enfocadas en su mayoría en:

  • Equilibrio en sus beneficios económicos y emocionales.
  • Capacitación y desarrollo integral con procesos de aprendizaje autodirigidos.
  • Conciliación de vida personal y laboral con planes de flexibilidad (horarios, teletrabajo, jornadas reducidas).
  • Desarrollo de un liderazgo que promueva los valores y la confianza.
  • Cultura de reconocimiento potenciada y aplicada para todos.
  • Políticas claras, sobre todo de diversidad e inclusión.

Un ejemplo de esto es lo que están realizando algunas empresas chilenas como ACHS que ha centrado su oferta de valor en el desarrollo profesional de sus colaboradores y ha potenciado más sus valores y propósitos de “hacer de Chile el país que mejor cuida a los trabajadores y sus familias”. Además, cuenta con una Política de Equidad, Inclusión y Diversidad y ha implementado diversos programas de Conciliación Trabajo-Vida Personal.

Por este camino también está Natura. Ellos han centrado sus esfuerzos en darle un sentido al trabajo y estos lo están desarrollando desde el primer contacto con el postulante, es decir, desde la selección buscando estimular una reflexión sobre la vida y el desarrollo de carrera. Además, a través de sus programas buscan fortalecer las habilidades personales de sus colaboradores para que estos logren un desarrollo integral

Con esto se puede inferir que las empresas que aún están centradas en los beneficios económicos sobre los emocionales y la calidad de vida van a aumentar sus tasas de rotación, porque no van a estar logrando tener una propuesta de valor atractiva para estas generaciones que no solo quieren vivir para trabajar.

 

Fuente: http://bit.ly/2ZYkFId

 

Más Noticias