Trabajo y Tecnología

No hay duda que la tecnología está cambiando la forma de trabajar, y no solo hablamos de la mano de obra, sino que ha permeado en cómo esta se desarrolla en las diferentes industrias que componen el ecosistema.

Trabajo y tecnología

El nuevo escenario que nos ha entregado la irrupción de la tecnología en el día a día laboral, nos ha obligado a catalogarla de dos formas:

  • Habilitantes: son las que tienen como objetivo ampliar o fomentar la productividad y, por ende, mejorar los sueldos de las personas.
  • De reemplazo: es la que no le va a dar cabida a los humanos, ya que los sustituyen, mostrándolos como menos útiles y, por lo tanto, provoca que los sueldos bajen y aumente el desempleo.

La tendencia dice que lo que va a suceder a largo plazo es que se van a crear nuevas tareas y puestos de trabajo complementarios a las tecnologías, lo que va a permitir mejorar la calidad de vida. Esto va a ocurrir sólo si las instituciones públicas promueven la igualdad de oportunidades, generan un sistema educativo que favorezca la creatividad y las habilidades flexibles, y crea políticas que las fomenten.

¿Cómo afecta la tecnología al ser humano?

Es muy importante entender que lo que no hay que hacer es pelear con la máquina sino acompañarla y competir junto con ella y tener presente que las tecnologías y los mercados no producen resultados, las personas y las instituciones sí.

Lo anterior establece un gran desafío para los trabajadores, ya que tendrán que estudiar y especializarse para satisfacer las necesidades de las empresas, las que serán cada día más particulares.

La opinión pública no ha quedado indiferentes a este proceso, y es por eso que algunas publicaciones de los medios más importantes del mundo -que rescata El Diario Financiero en su publicación “Hombre versus máquina ¿habrá trabajo en el futuro?” establecen que:

  • “Las máquinas inteligentes probablemente no nos maten a todos, pero definitivamente nos quitarán nuestros trabajos y antes de lo que piensas”, revista estadounidense Mother Jones
  • “La tecnología está vaciando a la clase media y creando una economía bifurcada”, The Guardian.
  • “No es del todo descabellado suponer que bajo el dominio de los robots los humanos se verán obligados a pedir alimentos, dado que no tendrán ningún espacio más de desarrollo”, Global Times de China.

Tecnología actual en el mundo laboral

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha dado pie para sistemas avanzados de organización, de comunicación, de informática y hasta de medicina. Gracias a eso, podemos establecer que la tecnología ha contribuido al progreso económico y social del mundo. Algunos ejemplos de esos avances son:

  • Chatbot: Es un programa informático, con inteligencia artificial, que logra mantener una conversación con un cliente en la que puede solicitar información o realizar una acción. La gracia es que ellos van captando información de lo que los clientes buscan y piden y con eso va aprendiendo sobre sus gustos y preferencias. Siri de Apple es un ejemplo y Telegram, aplicación de mensajería instantánea, lo tiene incorporado como un contacto más.
  • Camiones mineros: Estos operan sin conductores, reemplazando a los choferes en trabajos de profundidad que podrían ser peligrosos, tanto en tierra como en el mar. Este proceso automatizado, es controlado por un hombre e implica aumentar en eficiencia, y ahorro de recursos, además de cambios en la forma del trabajo.
  • Impresoras 3D: Esta tecnología ayuda a crear órganos y tejidos de alta definición, los que permiten investigar y ensayar con nuevos medicamentos y cosméticos. Este es un gran avance para la industria farmacéuticas y también para la rehabilitación y tratamientos contra cánceres o fibrosis, por ejemplo.

Fuente: Diario Financiero

 

 

Más Noticias