bienestar personal

La primavera, las altas temperaturas y el sol que se esconde más tarde, son algunas de las buenas razones para comenzar a hacer ejercicio al aire libre, ya que además de fortalecernos, y mejorar nuestro estado físico, favorece nuestra salud mental por estar en contacto con la naturaleza.

 

¿Cómo iniciar y mantener un buen programa de actividad física?

 

Realizar ejercicio debiese ser un hábito, ya que puede reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas y mejorar la coordinación, además de ayudarnos a mantener nuestro peso o bajarlo si así se requiere, incluso podría mejorar el sueño. Es por eso que si aún no lo tienes, con estos simples pasos lo puedes adquirir en poco tiempo.

  1. Evalúate: es muy importante que puedas hacerte una idea de tu estado físico antes de empezar, ya que no solo te va a seguir como guía al momento de controlarte, si no que también vas a poder establecer puntos de referencia para ir incrementando tu esfuerzo. Debes evaluar tanto lo aeróbico como lo muscular, al igual que la flexibilidad y la composición de tu cuerpo.
  2. Diseña tu entrenamiento: Para esto debes establecer objetivos, ¿quieres bajar de peso? ¿O quieres ser un running y competir? Cuando tengas esto claro, vas a poder crear una rutina equilibrada en la carga diaria y en los distintos ejercicios de la semana.
  3. Equípate: Si quieres buenos resultados, lo ideal es que tengas un equipamiento acorde, especialmente en el calzado deportivo. Este debe ir en la línea de la actividad que piensas hacer, por ejemplo, si tu entrenamiento será más funcional, lo ideal es que tengas zapatillas con más soporte, al contrarios de las de correr, que son más livianas. Lo principal aquí es que sea práctico, agradable y fácil de usar.
  4. Controla tu progreso: esto es vital para que vayas viendo tu avance en el estado físico. Lo debes realizar un mes y medio después de haber empezado el programa e ir repitiéndolo cada treinta o sesenta días. Dependiendo del resultado, vas a tener que aumentar el tiempo de entrenamiento o bien, mantenerlo porque estás alcanzado tus metas. Debes evitar perder la motivación. Si no es lo que esperabas, ponte nuevos objetivos, cambia tu rutina o quizás puedes empezar a entrenar con un grupo de amigos para que todos se apoyen.

 

¿Qué debo considerar en mis rutinas de ejercicios?

 

Al momento de comenzar, es fundamental el calentamiento. Para él, debes considerar un tiempo suficiente que te permita entrar en calor y luego otro para descansar, con una caminata o estiramiento.

Cuando ya agarres ritmo, y a medida que aumenta tu resistencia, sube gradualmente la cantidad de tiempo en que haces ejercicios, lo aconsejable es que sea en un inicio 30 minutos hasta llegar a los 60, idealmente más de tres veces a la semana. Si no tienes mucho tiempo de corrido, no hay problema, las sesiones cortas pero frecuentes también tienen beneficios aeróbicos y las puedes realizar varias veces al día.

En el caso de las lesiones, que son comunes si es que llevas tiempo sin realizar ejercicio, visita al doctor o a un fisioterapeuta, para que te guíe tanto con tu programa de entrenamiento, como con la mejora progresiva de tu fuerza y resistencia. De igual forma, si iniciaste este proceso con demasiadas ganas y no has parado de entrenar, ten presente que es bueno planificar sesiones de descanso para que el cuerpo pare y se recupere, y así no vas a tener que suspender o cambiar ejercicios en el caso que comiencen a doler los músculos o las articulaciones.

 

¿Qué actividades físicas realizar al aire libre?

 

Son muchas las que se pueden hacer, pero te recomendamos 5 que son las más comunes y no requieren una gran inversión:

  1. Caminata o carrera: las alternativas de paisajes en este caso son variados, playa, parques y cerros son lugares ideales para ejercitarse y además disfrutar de la naturaleza  y despejar la mente.
  2. Bicicleta: esto se puede realizar en un gimnasio, pero no supera a las sensaciones que entrega el hacerlo en la calle o un cerro. Esta actividad también se ha transformado en un medio de transporte en nuestro país.
  3. Clases aeróbicas: cada día vemos más plazas llenas de personas que quieren mejorar su estado físico mirando el cielo. Hay grupos organizados como también deportistas solitarios que quieren disfrutar del espacio. 
  4. Clases de yoga: Esta disciplina también se ha traslado al aire libre, eso sí es ideal hacerlo en un lugar con harto espacio y tranquilidad, para que así la concentración no falle. A esto se le puede sumar pilates o taichi.
  5. Patinaje: es un ejercicio muy completo ya que requiere, además de destreza, que todo el cuerpo esté activo y en movimiento, por lo que entrega buenos réditos físicos a quienes lo practican. En algunas comunas hay canchas gratuitas para ejercitarse. 

 

Fuente: LaRed21

Más Noticias